Naop

Saved Data

La escueta ofrenda (Calavera 2018)

La cabeza de la bruja Teté rodó.

Del suelo, Pépe zombie su baba recojió.

Y Stef el demonio, de entre las cenizas resurgió.

“¿Esto es todo lo de hoy?” este último se quejó.

“Ya habrá mejores años…” Maricela anunció, y a Pancho acarició.

El huesudo minino sus croquetas devoró, y después se relamió. Mientras, Sera ronroneó y en Stef se restregó.

“Esta me la pagas, hermano mamón.” Dijo Stef, resongón. “Ni mil monas chinas te salvan de semejante sustón. ¡Hoy mismo me la cobro, pelliscándote un pezón!”

 


Los mejores cumpleaños son los de Makoto, llenos de música de shamisen, buena comida y pelis de yakuzas.

En 1998, Cowboy Beebop nos dio un vistazo más detallado de todos esos momentos que se perderán en el tiempo…

“Do you have an opinion?
A mind of your own?”

Saved Data

Mi historia con Digimon

Mi historia con Digimon es complicada, y no logro recordar si alcancé a explicártela alguna vez. Comenzó en la secundaria, allá por el año de 1999: un compañero me había platicado de una caricatura que vio en un viaje que hizo a Estados Unidos, que aparentemente copiaba en muchos aspectos a Pokémon. Y es que siendo un gamer empedernido, Pokémon se había ganado un lugar entre mis juegos favoritos con sus intrincadas mecánicas de gameplay que en aquella época no eran tan comunes en nuestro lado del charco. Y aunque ya en ese momento su adaptación al anime comenzaba a provocarme más pena ajena que diversión, me resultó indignante que los gringos quisieran colgarse del éxito de la franquicia con su copia pirata.

Obviamente, mi primer error fue pensar que Digimon se trataba de una producción occidental, y el ver los promocionales de su estreno en la ahora desaparecida cadena de Fox Kids no logró demostrarme lo contrario. A los 13 años aún no tenía el ojo suficientemente entrenado en el arte de los monos chinos para saber reconocer la diferencia entre la animación japonesa y la occidental.

Y así pasé los años, sin siquiera conceder el beneficio de la duda a Digimon. A pesar de que en algún momento llegué a enterarme de su origen nipon, las similitudes con la franquicia que había representado tal furor en mi infancia me impedían aproximarme con objetividad.

Continue reading “Mi historia con Digimon”


Música

Playlist – M is for Melancholy

Esta es la primera de un par de entradas sobre el videojuego de Persona 5 que he rescatado del proyecto fallido que inicié hace un año para una comunidad dedicada a la franquicia de Shin Megami Tensei. Y ya que se trata de uno de mis dos sagas de videojuegos favoritas de todos los tiempos, consideré importante conservarlas en este espacio.

(Publicado originalmente el 21 de Mayo de 2017)

Continue reading “Playlist – M is for Melancholy”


“The brainwashed do not know they are brainwashed.”