Música

Fortress Around Your Heart | Sting

Esta canción fue la carta de presentación de mi papá cuando nos volvimos a ver en 1999, después de 6 años de separación. Yo tenía 12 años, era aún un niño, y en mi mente su ausencia había durado una eternidad. Debido a los conflictos entre él y mi madre, nuestra despedida no había sido muy grata. Inevitablemente, yo había tomado el “bando” de ella y le tenía cierto miedo a él.

Después de 5 años –o toda una vida– en un pueblo pequeño, y de gradualmente darme cuenta de que mi madre no era la víctima que yo creía, despertó en mi una necesidad de contemplar otras alternativas de vida. Desde esa época, mi visión era ya la de construir mi propio destino, y aunque no tuviera los medios para hacerlo por mi mismo, supe que había un gran poder en mis decisiones.

Fue así como el día por fin llego y decidí establecer contacto con él. Primero le llamó mi madre, y después él viajo a San Luis Potosí, donde nos conocimos o reconocimos, en un encuentro que ya he relatado anteriormente.

Posteriormente, comenzó a escribirme. En sus cartas, me contaba sobre un sinnúmero de bandas, libros, películas y anécdotas. Muchas de ellas las tengo muy presentes, y otras no tanto. Pero recuerdo que fue en esas cartas donde él mismo hizo la comparación entre la letra de “Fortress Around Your Heart” y nuestra reencarnada relación. Reflexionando ahora sobre el significado de los versos, me doy cuenta de que quizás él fue más consciente de sus pecados de lo que yo pude darme cuenta en aquel momento.

A principios de los 90's.
Pablo y Antonio, a principios de los 90’s.

Esa tarde en San Luis Potosí, mi papá regresó a un lugar familiar, que él mismo había ayudado a construir. Y aunque por momentos familiar, la hostilidad que él mismo había sembrado estaba ahí, mirándole a los ojos cual reflejo en un espejo. A pesar de su miedo, supo construir los puentes necesarios para cruzar el pozo alrededor de mi corazón, y ganarse mi confianza de nuevo.

Sting tiene un don como poeta y como músico, y aunque está no fue una de mis canciones favoritos durante todos esos años de adolescencia, he llegado a apreciarla mucho desde que mi papá se fue. Ahora me doy cuenta también de como los tintes de jazz en ella, gracias al prodigiosos sax de Branford Masalis, fueron la perfecta inauguración de aquel mixtape que me envió papá junto a sus cartas.

Y es que aunque me he tardo casi 30 años en reconocerlo como uno de mis géneros favoritos, el jazz ha estado presente en mi vida desde los 4 o 5 años de edad. Lo cual se lo debo enteramente a Sting y a su álbum en vivo “Bring On The Night”, lanzado al mundo en 1986, así como yo. Los recuerdos de ese álbum son casi primigenios para mí. Pero son tantos, que tendré que reservarlos para una entrada futura.

Por ahora, lo que debo reconocer, es que fue la familiaridad de Sting y su música en “Fortress Around Your Heart” –a pesar de no haberla escuchado antes– lo que me facilitó el abrir mi mente al resto de los tracks en ese mixtape. Quizás él nunca lo supo, pero mi papá dio en el clavo al presentarme esta canción, a manera de disculpa y bandera blanca.

Sin más que agregar, les dejo el audio de YouTube, directo del album “Dream of the Blue Turtles”, y copio la letra completa un poco más abajo:

Under the ruins of a walled city,
crumbling towers in beams of yellow light.
No flags of truce, no cries of pity,
the siege guns had been pounding through the night.
It took a day to build the city,
we walked through its streets in the afternoon.
As I returned across the fields I’d known,
I recognized the walls that I once made,
had to stop in my tracks for fear of walking on the mines I’d laid

And if I’ve built this fortress around your heart,
encircled you in trenches and barbed wire,
then let me build a bridge, for I cannot fill the chasm,
and let me set the battlements on fire.

Then I went off to fight some battle that I’d invented inside my head.
Away so long for years and years,
you probably thought or even wished that I was dead.
While the armies all are sleeping, beneath the tattered flag we’d made.
I had to stop in my tracks for fear of walking on the mines I’d laid.

And if I’ve built this fortress around your heart,
encircled you in trenches and barbed wire,
then let me build a bridge, for I cannot fill the chasm,
and let me set the battlements on fire.

This prison has now become your home,
a sentence you seem prepared to pay.
It took a day to build the city,
we walked through its streets in the afternoon.
As I returned across the lands I’d known,
I recognized the fields that I once plaid,
had to stop in my tracks for fear of walking on the mines I’d laid.

And if I’ve built this fortress around your heart,
encircled you in trenches and barbed wire,
then let me build a bridge, for I cannot fill the chasm,
and let me set the battlements on fire.